Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí


Láser para el tratamiento de hemorroides y fístulas

Láser para el tratamiento de hemorroides y fístulas

Se trata de un novedoso método quirúrgico mediante láser para las patologías proctológicas: la desarterialización hemorroidal doppler guiada (HELP), para el tratamiento de las hemorroides, y el sellado de los trayectos fistulosos (FILAC), para las fístulas.

Esta pionera técnica (intra-anal) consigue mejorar los resultados con mínimas complicaciones, no precisa de curas y consigue una reducción significativa del dolor postoperatorio. Además, permite a los pacientes, que se incorporen rápidamente, a su vida cotidiana.

La patología proctológica es una de las causas más frecuentes de consulta en cirugía. Entre ellas, destacan por su frecuencia la fisura anal, la fístula perianal y las hemorroides.

Los síntomas que padece un paciente de hemorroides, son principalmente el sangrado, el prurito, la incomodidad y el dolor. El nuevo tratamiento con láser se encarga de desarterializar las hemorroides. Mediante el sistema Doppler el cirujano busca dónde están las arterias que van hasta las hemorroides, las localiza y posteriormente, procede a su sellado a través de la tecnología láser. Consiguiendo que las hemorroides disminuyan en tamaño, ya que no les llega el aporte sanguíneo. Esta técnica está indicada para las hemorroides internas, aunque también mejorará las externas. El grado de éxito entre los pacientes supera el 90%.

Esta tecnología está también indicada para la fístula perianal, que es la comunicación del canal anal con la piel que se encuentra alrededor del ano. Las causas de esta enfermedad son, o bien por una inflamación de las glándulas que se encuentran en el interior del ano, o como secuela de un absceso (infección o inflamación de un tejido) mal cicatrizado.

Su abordaje terapéutico, se convierte en una de las grandes preocupaciones de los cirujanos, debido al peligro que reviste la zona a tratar. Un terreno donde se encuentra el aparato esfinteriano anal – con riesgo de producir incontinencia en el paciente- y junto al índice de reaparición que presentan. 

La novedad de esta técnica láser reside en que utiliza la propia fístula como sellante de los trayectos fistulosos. Es decir, la acción del láser desnaturaliza el tejido a lo largo de todo el trayecto de la fístula, empleándolo como sellador. Por lo tanto, las ventajas respecto a otras técnicas son que mantiene intacto el esfínter y no utiliza material protésico ni sintético, además de no precisar de curas postoperatorias.

Esta pionera técnica por láser obtiene resultados inmediatos y presenta numerosas ventajas para el paciente frente a las técnicas tradicionales. Por un lado, precisa de bajas dosis de anestesia (incluso, no es necesaria en algunos casos), además de una mínima analgesia posterior y la eliminación de las curas postoperatorias. Este punto supone un gran alivio para el paciente, ya que con las técnicas tradicionales, las curas son diarias, se tienen que realizar durante un periodo prolongado y se caracterizan por ser muy dolorosas y molestas, para el paciente. Sin embrago con esta nueva técnica no invasiva el paciente se recupera rápidamente y se puede incorporar a la vida laboral con normalidad.

En sus primeros meses de aplicación en España, esta técnica de tratamiento de hemorroides por láser ha conseguido una tasa de éxito de más de un 90%, en el caso de las hemorroides y de un 75%, en el de las fístulas.


< Volver
Refineria Web - Diseño web, Hosting & Registro de dominios

Diseño web mallorca

Aviso legal. Copyright Juaneda Red Asistencial 2018