Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí


Braquiterapia Prostática

Braquiterapia Prostática

La Braquiterapia Prostática es un tratamiento local del cáncer que tiene por objetivo destruir las células tumorales localizadas en la próstata por medio del implante permanente de semillas radiactivas (en nuestro centro utilizamos semillas de Yodo 125).

Esta técnica poco invasiva goza de una gran efectividad y cada vez se utiliza más en el tratamiento de pacientes con cáncer de próstata, consiguiéndose una alta tasa de respuestas positivas y con muy baja toxicidad. A día de hoy, se ha convertido en la mejor alternativa a las técnicas convencionales como la radioterapia externa o la cirugía laparoscópica.

En el momento en que se diagnostica un cáncer de próstata, los especialistas ofrecen tres opciones para abordar la enfermedad: la cirugía, la radioterapia y las terapias de nueva generación y mínimamente invasivas.

El perfil del paciente que puede someterse a una Braquiterapia, viene establecido por las recomendaciones de las principales sociedades científicas internacionales y se centran en el estudio del estadio tumoral, así como del volumen de la próstata. Es ideal en los casos de bajo riesgo, normalmente los que se hallan en estadios tumorales iniciales, muy localizados y pequeños, que presentan niveles de PSA (antígeno prostático específico) en sangre bajos.

El proceso consiste en realizar al paciente un mapa tridimensional de la próstata guiado por ecografía, gracias a un software de última generación. En función de ese mapa y a través de unas agujas, se depositan una serie de semillas asegurando una radiación homogénea de la próstata. Con este procedimiento se evita irradiar otros órganos sanos (en este caso fundamentalmente la vejiga y el recto), a la vez que se tiene un control preciso por ecografía del punto exacto donde se está depositando cada una de las semillas y si su ubicación producirá o no, efectos secundarios.

El tratamiento requiere, junto al oncólogo, la presencia en quirófano de un radiofísico que lleve a cabo un cálculo de dosis en tiempo real. Respecto al número de semillas que se implantan en cada uno de los casos, depende del volumen y tamaño de la próstata; cuánto más grande, más semillas se deberán implantar. La media suele rondar entre las 60 y 70 unidades y tienen 1mm de grosor y 3 mm de largo. Estas semillas se encargan a una empresa de Holanda que es la responsable de calibrar la carga radioactiva establecida para cada paciente y enviarlas hasta Mallorca. Su envío se realiza en condiciones de máximas seguridad y su recepción también responde a un protocolo de seguridad aprobado por el Consejo Nacional de Seguridad Nuclear. Se trata de un implante permanente aunque la carga de las semillas va descendiendo hasta que transcurrido un mes y medio, su actividad es nula.

Tras la implantación de las semillas y una vez transcurridas 24 horas, el paciente es dado de alta y puede realizar vida normal.

La Braquiterapia Prostática LDR con implante permanente, constituye hoy una opción definitiva de tratamiento en pacientes con un cáncer de próstata clínicamente localizado.

Este tratamiento de última generación se practica exclusivamente en Baleares, en Clínica Juaneda. Al frente de este proyecto se encuentran el doctor, Francesc Mestre, y la doctora, Marta Casasús, especialistas en oncología radioterápica.


< Volver
Refineria Web - Diseño web, Hosting & Registro de dominios

Diseño web mallorca

Aviso legal. Copyright Juaneda Red Asistencial 2018