Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Cómo escoger gafas de sol para este verano
Clínica Juaneda

Cómo escoger gafas de sol para este verano

Por todos es sabido que la radiación del sol afecta negativamente a la salud de la piel y, por suerte, grandes y pequeños empezamos a concienciarnos a la hora de cuidarla durante el verano. Cremas solares y protección ante los rayos del sol más dañinos.

Pero no sólo la piel sufre durante los meses estivales, sino que también debemos tener en cuenta el cuidado de nuestros ojos. Al igual que la piel, los ojos también tienen memoria y los efectos del sol pueden llegar a manifestarse a largo plazo.

Distintos estudios certifican el daño que el sol puede causar en el ojo. Según los investigadores, las radiaciones ultravioletas pueden afectar a largo plazo a la mácula o área de la visión central que permite la máxima agudeza visual y la visión en color.

Por eso, todos los especialistas aconsejan el uso de filtros, es decir, gafas de sol que, sobre todo en verano, se convierten en un complemento casi indispensable para todos, adultos y niños.

Uno de los primeros problemas a la hora de elegir modelo está en la variedad, que cada día es mayor. Formas, colores y cristales nos complican la toma de decisión.

Sin embargo, lo primero en lo que debemos fijarnos es en su homologación. Ese tema, más que el aspecto de la gafa, debería ser nuestra principal prioridad a la hora de elegir un modelo u otro.  

Lo más importante de unas gafas de sol es que estén homologadas con el distintivo de la CE. Además, deben llevar la identificación de la ISO EN 1836:1997 y deben protegernos al 100% de la radiación ultravioleta (distintivo UV).

El problema de usar gafas de sol sin protección ultravioleta es que la pupila se dilata y los rayos UV pueden entrar sin barreras en el ojo. Llevar gafas sin protección puede convertirse en una práctica más peligrosa que no llevar gafas.

Por eso es muy importante que sólo acudáis a una óptica a la hora de comprar vuestras gafas de sol.

Los ópticos optometristas son los profesionales sanitarios que conocen a la perfección los materiales, filtros, colores, usos y demás características de las gafas de sol.

¿Cómo podemos escoger una buena protección?

Para poder elegir debemos saber que hay cuatro niveles de protección: del 0 al 4.

Las gafas de protección 4 bloquean un porcentaje de luz más elevado. Pero atención, no debemos confundirlo con el filtro de rayos ultravioleta, que debe ser del 100%.

Lo más habitual para una gafa de sol sería una categoría entre el 2 y el 3.

Es decir, a mayor categoría, mayor será la oscuridad de la gafa aunque eso no quiera decir que la protección sea mayor.

Por ejemplo, los filtros de categoría 4 son demasiado oscuros para conducir. Es decir, debemos adecuar la categoría al uso que vayamos a darle a la gafa.

Los niños también necesitan gafas de sol

Debido a su corta edad, los ojos de los niños son más permeables a la luz.

En comparación con los ojos de un adulto, el porcentaje de rayos UVA y UVB que penetra en los ojos de los niños es mucho mayor.

Las gafas de los más pequeños deben estar adaptadas a sus necesidades:

-  Deben ser de un material resistente y seguro. Cómodas y elásticas.

-  Lentes difíciles de romper y de alta protección.

-  Preferiblemente con un diseño envolvente para que la gafa proteja el mayor número de ángulos posible.

-  Deben tener un puente adecuado para apoyar bien la nariz.

Vuestros ojos, sin duda, os agradecerán una buena elección. 


Refineria Web - Diseño web, Hosting & Registro de dominios

Diseño web mallorca

Aviso legal.

Política de Cookies

Política de Privacidad

Copyright Juaneda Red Asistencial 2019