Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Consejos para cuidar la piel en verano
Clínica Juaneda

Consejos para cuidar la piel en verano

El verano empieza a abrirse paso entre la primavera, el calor empieza a apretar y playas y piscinas se llenan de gente con ganas de sol y bronceados perfectos.

Desde Juaneda Hospitals queremos advertir de los peligros que puede causar la radiación del sol en nuestra piel.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el sol puede convertirse en un arma de doble filo. A pesar de ser psicoestimulante y tener efectos beneficiosos para el ser humano, también puede provocar daño en nuestra piel debido a la radiación, sobre todo durante los meses de verano.  

Hay una afirmación que debemos tener siempre presente: la piel tiene memoria.

Es decir, la radiación que recibimos a lo largo de la vida se va acumulando y produce una serie de mutaciones, errores genéticos en las células, que no podremos revertir. A lo largo de los años el sol aparecerá en forma de manchas, lunares displásicos o, en el peor de los casos, cáncer cutáneo, el más común que existe.

Es por eso que desde Juaneda Hospitals os queremos dar unos consejos para que vuestra piel no sufra este verano:

1.  Identificar el tipo de piel: es muy importante conocer ese dato ya que la fotoprotección adecuada dependerá del color de la piel, del color de los ojos y el pelo, de los antecedentes y el historial de cada paciente. Hay diferentes tipos de protectores solares con diferentes fines y es muy importante que detectemos cuál es el más adecuado para nosotros.

2.  Protégete del sol: una vez identificado cuál es el mejor fotoprotector, es muy importante hacer varias aplicaciones al día y, la gente con antecedentes, deberá tomar precauciones adicionales. Llevar gafas, gorras y camiseta para evitar las quemaduras.

3.  Atención a las zonas vulnerables: hay ciertas zonas que siempre olvidamos a la hora de aplicar el protector solar: el cuero cabelludo, las orejas, la zona de la nuca y los labios. Es muy importante no olvidar ninguna zona.

4.  No reutilizar la crema solar de años anteriores: los principios activos de los protectores solares vienen dentro de unas partículas que deben penetrar en la piel. Probablemente, en las cremas de años anteriores esas moléculas no estarán envueltas y no penetrarán en la piel. Es decir, no tendrán ningún efecto.  

5.  Atención extra con los niños: No exponer al sol a los niños menores de 6 meses y vestirlos con gorro, camiseta y evitar la playa o la piscina. A partir de los 6 meses recomendamos además del uso de fotoprotectores físicos (moléculas insolubles que reflejan la radiación ultravioleta) que impidan la penetración de la radiación en la piel.

6.  Cambio de mentalidad: ir a tomar el sol con el objetivo de ponernos morenos es un error. El mero hecho de cambiar el color de la piel significa que las células han tenido que hacer una serie de reacciones químicas para segregar melanina. Es decir, provocar errores genéticos que se van acumulando

7.  Hidratación: en caso de haber sufrido una quemadura solar, deberemos hacer una potente hidratación. Una regeneración de la piel a base de vitamina E, que es un potente antioxidante que intenta revertir esos errores genéticos que se producen en las células después de las quemaduras.

Sin embargo, lo primero que aconsejamos desde Juaneda Hospitals es acudir al especialista y que sea vuestro dermatólogo el que haga una valoración de vuestro tipo de piel.

Y, recordad, debemos fotoprotegernos a diario, no sólo en verano.

Juaneda, cerca de ti. 


Refineria Web - Diseño web, Hosting & Registro de dominios

Diseño web mallorca

Aviso legal.

Política de Cookies

Copyright Juaneda Red Asistencial 2019