Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

La urología también es cosa de mujeres
Clínica Juaneda

La urología también es cosa de mujeres

Es muy común identificar al urólogo con diferentes enfermedades y dolencias relacionadas con el hombre, pero nada más lejos de la realidad.

La urología es la especialidad que trata las patologías que afectan todo lo relacionado con el tracto urinario y, al igual que el hombre, la mujer también puede sufrir dolencias en la vejiga y los riñones, por lo que, en caso de ser necesario, también necesitan acudir al urólogo.

Es cierto que  el hombre es el target principal debido a la patología prostática, pero también hay mucha patología susceptible para las mujeres: incontinencias e infecciones de orina. Enfermedades que afectan a su calidad de vida de forma importante, además de patologías similares a la de los hombres como litiasis renales (piedras), tumores vesicales y renales.

¿Cómo prevenir la incontinencia urinaria?

La pérdida del control de la vejiga es una patología muy común entre las mujeres de cualquier edad, aunque bien es cierto que las probabilidades de padecerla se incrementan con los años, que se puede combatir con una serie de pautas muy sencillas:

-  Evitar la contención urinaria.

-  Orinar con cierta frecuencia

-  Evitar sobrepeso.

-  Reducir el consumo de sustancias que estimulen la vejiga como, por ejemplo, la cafeína, el alcohol, y algunos medicamentos como los diuréticos.

-  Evitar esfuerzos de manera indiscriminada que puedan provocar debilidad en el suelo pélvico.

-  Ejercicios que ayuden a mantener el tono muscular.

-  Y, muy importante, después del parto cuidar la salud pélvica mediante ejercicios.

Clases de incontinencia y cómo tratarla

Existen dos grandes tipos de incontinencia urinaria: la incontinencia de esfuerzo y la incontinencia de urgencia.

La incontinencia de urgencia, que consiste en la pérdida involuntaria de orina asociada a una necesidad de orinar, puede mejorarse con un tratamiento médico.

La incontinencia de esfuerzo, que es la que sufrimos al hacer una actividad física o movimientos como toser, estornudar, correr o levantar objetos pesados, tiene dos tipos de tratamientos.

Si es leve, se puede tratar con una rehabilitación del suelo pélvico y la mejoría será notable. Sin embargo, si la incontinencia está más evolucionada, se puede someter intervención quirúrgica. Actualmente, son tratamientos mínimamente invasivos con resultados muchísimo más favorables que los de hace unos años.

Desde Juaneda animamos tanto a hombres como a mujeres a visitar a su especialista en urología para poder tratar sus dolencias de una manera efectiva.

Juaneda, cerca de ti. 


Refineria Web - Diseño web, Hosting & Registro de dominios

Diseño web mallorca

Aviso legal.

Política de Cookies

Política de Privacidad

Copyright Juaneda Red Asistencial 2019