Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Hilos tensores: ¿Para qué sirven y cuáles son los resultados?

Hilos tensores: ¿Para qué sirven y cuáles son los resultados?

La aplicación de tratamientos con hilos tensores es una técnica de rejuvenecimiento facial no intrusiva. Se usa principalmente para tratar la flacidez del rostro de una manera indolora evitando la cirugía.

Los hilos tensores se insertan bajo la dermis con la ayuda de una aguja muy fina sin la necesidad de incisiones para evitar la causa de cicatrices. Es por esto que los resultados son efectivos e inmediatos. Con este método de rejuvenecimiento, la piel se tensa y desaparecen  pequeñas arrugas reafirmando así el rostro.

Además de reafirmar el contorno facial, la aplicación de estos hilos sirve para otras finalidades como mejorar las arrugas del contorno de los ojos, elevar las cejas, eliminar las arrugas de la frente y reafirmar el cuello.

Los especialistas aseguran que los hilos tensores han demostrado ser una alternativa segura y efectiva al lifting quirúrgico. Los hilos tensores deben ser introducidos en puntos estratégicos con el fin de lograr el efecto rejuvenecedor deseado. Para esto, se debe tener en cuenta las peculiaridades de cada paciente, su grado de flacidez, su edad y su fisonomía.

Existen diferentes tipos de hilos tensores. Los hilos están hechos de material de polidioxanona (PDO), una sustancia capaz de formar tejido de soporte de forma natural al producir colágeno y fibroblastos alrededor del hilo insertado que tensan y redensifican la piel. Esta sustancia se reabsorbe muy rápido, a los seis meses, pero genera una especie de bioestimulación y ayuda en la formación de neo colágeno en la zona donde permanecen.

Durante los últimos años, se han ido generando otros hilos bastante más gruesos con una especie de espículas alrededor del hilo. Estos empezaron estando situados a los lados del hilo hasta llegar a colocarse en cuatro dimensiones en diferentes sentidos, con el fin de retraer de manera más efectiva. Una de las ventajas de los hilos tensores es su fácil aplicación. Se introducen mediante una cánula para producir una retracción del tejido. Además, poseen un punto de entrada donde se pone una pequeña cantidad de anestesia local.

De esta manera, la persona va a generar su propio colágeno, de tal manera que aunque el hilo se reabsorba en seis meses, el efecto dado a la propia cicatrización dura bastante más. Según Dra. MªÁngeles Arenas, una persona de entre 35 y 45 años, va a tener bastante más capacidad de restructurar, mientras que una persona de mayor edad tendrá más capacidad de cicatrizar. Por lo que, los resultados se notarán más en aquella persona que por sí misma tenga más capacidad de respuesta que no en una persona que va perdiendo esta capacidad.

Nuestras capas exteriores están sobre unas interiores que también van sufriendo modificaciones, por lo que tras este tratamiento, sus resultados van a verse reflejados en la capa exterior de la piel. Como aseguran los especialistas, siempre que se sigan las recomendaciones del experto y no se abuse al utilizar este método de rejuvenecimiento facial, el resultado será natural y apenas imperceptible.

Refineria Web - Diseño web, Hosting & Registro de dominios

Diseño web mallorca

Правовое уведомление.

Política de Cookies

Privacy Policy

Копирайт cети медицинских центров Juaneda 2019