Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Hospital Juaneda Miramar pionero en ofrecer la walking epidural a las embarazadas
Dr. Pablo Partida y Rocío Aguilar, Coordinadora Matronas Hospital Juaneda Miramar

Hospital Juaneda Miramar pionero en ofrecer la walking epidural a las embarazadas


  • Con esta técnica se minimizan los dolores del parto sin dejar paralizada a la mujer de cintura para abajo: permite moverse, ir al lavabo o realizar ejercicios con el balón.
  • Se consigue un parto más humanizado y lo más natural posible
  • Único hospital de Baleares en apostar por la walking epidural o epidural móvil

 La Unidad de Maternidad de Hospital Juaneda Miramar ofrece técnica analgésica conocida como walking epidural o epidural móvil, que consigue minimizar los dolores del parto sin dejar paralizada a la mujer de cintura para abajo, aportándole una mayor movilidad en el período de dilatación y permitiéndole participar de manera más activa en la expulsión del bebé.

La walking epidural pretende conseguir que la madre pueda participar de manera más activa en todo el trabajo de parto, reduciendo el dolor al tiempo que mantiene la sensibilidad necesaria para que note las contracciones. En palabras del Dr. Pablo Partida, anestesiólogo de Hospital Juaneda Miramar: “Esta técnica permite que la futura madre participe activamente en el parto disminuyendo el dolor y haciendo del expulsivo una sensación más humanizada y con menor intervención médica”.

Una de las ventajas de esta técnica es que permite a la mujer desplazarse, aunque es fundamental, explica Rocío Aguilar Coordinadora de Matronas de Juaneda Miramar, que tenga un acompañante que la ayude en sus desplazamientos y le sirva como apoyo. Además, añade: “incrementa el bienestar materno ya que evita que la gestante tenga que estar encamada. Otra de las mejoras se encuentra en la posibilidad de ampliar el abanico de posturas en que una mujer con la epidural puede dar a luz, como las posiciones verticales”.

La técnica para aplicar este tipo de epidural es similar a la de la analgesia tradicional con pequeñas modificaciones en la dosis. Se consigue así que las fibras motoras queden despiertas lo que permite controlar el movimiento.

No se trata de realizar una técnica diferente, sino de modificar las dosis habituales consiguiendo analgesia a la vez que preservamos la fuerza motora. La técnica es similar pero requiere más colaboración entre el equipo de parto: anestesista, ginecólogo y matrona. Incluso, existe la posibilidad de empezar con esta técnica y llegado a un punto si la madre no tolera el dolor, se puede reconducir la situación a una epidural normal”.

El objetivo es reducir el dolor en la paciente atribuyéndole la sensibilidad necesaria para notar las contracciones, permitiendo una mayor participación de la madre. Pero hay que tener en cuenta que tal y comoexplica el doctor Pablo Partida, no elimina el dolor al 100% pero sí hay menos invasividad médica, es decir, disminuye el intervencionismo obstétrico. En definitiva se consigue un parto más humanizado acorde con las preferencias personales de la madre siempre que estas sean posibles. Rocío Aguilar explica: “La mujer puede moverse libremente durante todo el proceso de parto, adoptando la posición que le resulte más cómoda. Esto favorece el aumento de su autonomía y la sensación de control de su cuerpo y de su parto. Durante la fase de dilatación, la mujer puede caminar, puede ir al lavabo y puede realizar ejercicios con la pelota de partos, ya que la monitorización del bebé se realiza de manera inalámbrica, sin cables que limiten la movilidad. Todos estos movimientos de la pelvis mejoran la evolución de la dilatación y la colocación correcta de la posición del bebé. Durante la fase de expulsivo, la gestante percibe la sensación de presión de la cabeza del bebé en el canal del parto. Así, el pujo es más efectivo, pueden dirigir mejor la fuerza, disminuyendo la duración de esta etapa y disminuyendo la necesidad de instrumentación en el parto. El objetivo de nuestra Unidad es conseguir un parto más humanizado para lograr una mayor satisfacción materna. Que la madre esté cómoda y que tenga un parto lo más natural posible”.

La walking epidural está especialmente indicada en partos de bajo riesgo. No obstante para aplicarla es necesario cumplir unos requisitos básicos para asegurar la seguridad tanto de la madre como del bebé.


Refineria Web - Diseño web, Hosting & Registro de dominios

Aviso legal. Copyright Juaneda Red Asistencial 2017